lunes, 24 de julio de 2017

CARENCIAS DE HUMANISMOS || Violencia machista: Un pacto para avanzar | Opinión | EL PAÍS

Violencia machista: Un pacto para avanzar | Opinión | EL PAÍS

Un pacto para avanzar

El acuerdo permitirá dar un salto en la lucha contra la violencia machista

Miembros de diferentes partidos durante la reunión de la subcomisión del Congreso.

Miembros de diferentes partidos durante la reunión de la subcomisión del Congreso.  EFE



Tras seis meses de intenso trabajo parlamentario y la comparecencia de 66 expertos ante la subcomisión del Congreso creada al efecto, las fuerzas políticas han alcanzado finalmente un pacto de Estado contra la violencia de género. El acuerdo ha de dar un nuevo impulso a una lucha que corría el riesgo de quedar paralizada por la impotencia o el conformismo. En lo que llevamos de año han sido asesinadas 32 mujeres —cinco más que en el mismo periodo del año anterior— y seis menores, y otros 16 han quedado huérfanos. La ley contra la Violencia de Género de 2004 permitió cambiar el paradigma de fatalidad y dar un salto, tanto en la protección de las mujeres amenazadas como en el castigo de los maltratadores. Pero su aplicación era desigual y era preciso superar además carencias importantes.
El pacto tiene la virtud de la concreción: 200 medidas y un presupuesto de 1.000 millones de euros en cinco años, que las fuerzas de la oposición quieren que tenga carácter extraordinario y finalista. El abanico de medidas incluye cambios legales y de reorganización de los dispositivos con el objetivo de garantizar una respuesta rápida, eficaz y homogénea en todo el país. Una de las medidas más importantes es el cambio de criterio en la definición de víctima. Hasta ahora, para que las mujeres pudieran acceder a servicios de ayuda y protección, era preciso que hubiera presentado antes denuncia. Este requisito frenaba la petición de asistencia, pues muchas mujeres amenazadas no se ven con fuerzas para enfrentarse al maltratador. A partir de ahora, se podrá acceder a protección y ayuda mediante una acreditación como víctima que podrán emitir tanto organismos judiciales como policiales y sociales específicos. Otros acuerdos importantes son la protección específica de los menores, la supresión del atenuante de confesión, restricciones en la aplicación de la custodia compartida y el compromiso de estudiar una fórmula para evitar que la dispensa de la obligación de declarar por parte de la víctima favorezca la impunidad del maltratador.
Desde el punto de vista organizativo hay que destacar la recuperación de competencias por parte de los ayuntamientos. Al ser la administración más cercana, tienen mayor capacidad de detección de los casos y, por tanto, pueden ser más eficaces. La falta de coordinación entre instituciones y la escasa especialización de algunos servicios es la causa de que los resultados sean hoy muy desiguales. El pacto prevé medidas para garantizar que, cuando se detecte un caso, se active de forma rápida un sistema de acompañamiento de la víctima que evite su desprotección. La casuística demuestra que el momento de mayor peligro es la fase posterior a la ruptura o la denuncia. La existencia de unidades multidisciplinares específicamente formadas para este tipo de problemática mejorará sin duda la respuesta.
Habrá que esperar a la votación del próximo viernes para ver cómo queda la redacción final del artículo uno. En él se contempla introducir otros tipos de violencia contra las mujeres fuera de la pareja, como la mutilación genital o la prostitución forzosa. También será una prueba importante del grado de compromiso adquirido el que se apruebe una comisión parlamentaria de evaluación y seguimiento.

INFLEXIÓN || Pacto histórico para atajar la violencia contra la mujer | España | EL PAÍS

Pacto histórico para atajar la violencia contra la mujer | España | EL PAÍS



Pacto histórico para atajar la violencia contra la mujer

Los partidos acuerdan un plan de 200 medidas y un presupuesto de 1.000 millones para hacer frente a las agresiones machistas

Gloria Rodríguez-Pina




Los partidos políticos han sellado este lunes un acuerdo histórico con el que esperan convertir una de las mayores lacras del país en cosa del pasado. El pacto de Estado contra la violencia de género busca que las mujeres y sus hijos estén protegidas en todo momento, incluso desde que su médico de cabecera identifique el más mínimo indicio de maltrato.
La reunión de la subcomision para un pacto de Estado sobre Violencia de Genero.

La reunión de la subcomision para un pacto de Estado sobre Violencia de Genero. 



En lo que va de año, 32 mujeres y seis menores han sido asesinados. Los maltratadores han dejado también 16 huérfanos de menos de 18 años. Los datos son peores que hace un año y clamaban por un acuerdo político que implique a todas las administraciones públicas y a la sociedad. Los grupos políticos han dejado de un lado sus diferencias para consensuar el primer gran acuerdo político de la legislatura: 200 medidas que estarán dotadas con 1.000 millones de euros para los primeros cinco años. El pacto alcanzado después de seis meses de trabajo y 66 comparecencias de expertos, contempla medidas para prevenir la violencia machista desde el colegio, ampliar la protección y cambiar los criterios de acreditación de las víctimas para incluir a aquellas que aún no han interpuesto denuncia y garantizar su seguridad y la de sus hijos. Otorga también una prestación durante seis meses para que puedan comenzar su nueva vida.




El artículo primero del pacto es uno de los temas que más ha costado cerrar, porque en él se recogen cuestiones conceptuales que condicionan el pacto, como la definición de la violencia de género, que grupos como Podemos han intentado extender sin éxito más allá del ambito de las parejas o exparejas y a todo tipo de violencias contra las mujeres. De acuerdo al conocido como Convenio de Estambul y que España ratificó en 2014, se considerará violencia contra la mujer la que implique daños o sufrimientos de naturaleza física, sexual, psicológica o económica. El pacto recoge también medidas proteger a las víctimas de trata y de matrimonios forzados.
Una de las medidas más demandadas que introduce el pacto es la creación de protocolos en la atención primaria sanitaria y en las urgencias para que los médicos contribuyan a detectar a posibles víctimas cuando se produzcan los primeros abusos, como se hace ya en la Comunidad Valenciana.
Los grupos acuerdan también modificar la ley de régimen local para que los Ayuntamientos recuperen las competencias en promoción de la igualdad entre mujeres y hombres y en materia de violencia de género. Se crean además unidades de apoyo local interdisciplinares para acompañar, ayudar y proteger a las víctimas de manera permanente.
Desde el punto de vista penal, se plantea también suprimir la atenuante de confesión en delitos de violencia de género. Se perfeccionará además la tipificación de los delitos en el ámbito digital, de forma que, entre otras, las injurias y calumnias no se consideren solo delito leve.




MALESTAR CON EL PP EN EL ÚLTIMO TRAMO DEL PACTO



Algunos partidos manifestaron su malestar antes de comenzar ayer la reunión de la subcomisión del Congreso. El pasado viernes, el portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, dio por cerrado el pacto, pese a que quedaban temas pendientes para este lunes. El jueves se filtró, además, la oferta del PP de financiar el pacto con 1.000 millones de euros y algunas de las medidas acordadas. Todos los grupos han mantenido el silencio durante los trabajos para no dañar la negociación.
La responsable de Igualdad de Ciudadanos en el Congreso, Patricia Reyes, acusó al Gobierno de "utilizar de manera partidista" el pacto cuando aún quedaban "unos cuantos flecos por cerrar". La portavoz de Igualdad del PSOE en el Congreso, Ángeles Álvarez, también instó al PP a no hacer "un uso espúreo e interesado" del acuerdo, según declaraciones recogidas por Efe, y la diputada de Compromís Marta Sorlí criticó las "declaraciones y filtraciones totalmente inadecuadas". "Cuando alguien lee o escucha o ve parte de los contenidos, da por hecho que el pacto está cerrado", argumentó Javier Maroto, diputado del PP.


Prevenir y atajar la violencia contra la mujer a través de la educación es otra de las prioridades del pacto. Con este objetivo, se reforzará y ampliará en todos los niveles educativos el fomento de los valores igualitarios y la prevención del machismo y conductas violentas, trabajando de forma especial con niños y varones adolescentes y se dará formación al profesorado.
Otro de los puntos que más debate ha generado en las sesiones de la subcomisión, no por falta de acuerdo, sino por la dificultad de abordarlo, es el derecho de dispensa de la obligación de declarar en un juicio de la víctima de violencia. El texto acuerda "evitar los espacios de impunidad" que se derivan de la legislación actual, pero falta detallar cómo. Lo que buscan los partidos es evitar el sobreseimiento de las causas cuando la víctima decide no declarar, en la mayoría de los casos por miedo a su maltratador, y garantizar, sin contravenir el derecho, la seguridad de las mujeres.
Los hijos de menores de víctimas de violencia contarán con apoyo psicólogo y pedagógico. Los huérfanos tendrán derecho a pensiones inmediatas y quien tenga su guardia y custodia tendrá prioridad para acceder a viviendas de protección.
El documento que han acordado los grupos políticos será sometido a debate y votación en la Igualdad del Congreso este viernes 28 de julio. Los grupos, algunos de los cuales creen que los acuerdos alcanzados no son suficientes, podrán presentar votos particulares con las medidas que no han logrado consenso y que ya no entrarán en el texto. A partir del lunes, el Gobierno tiene dos meses para sentarse para consensuar con las administraciones públicas, especialmente las autonómicas y locales, que deberán poner en marcha muchas de las iniciativas acordadas. El Ejecutivo contará también con cuatro meses para iniciar la tramitación de las medidas legislativas acordadas aunque hay disposiciones que ya puede poner en marcha.
Los grupos han acordado también crear una comisión en el Congreso para hacer un seguimiento del cumplimiento del pacto.






200 MEDIDAS PARA UN PLAN INTEGRAL



  • Protección antes de denunciar. Se ampliará la condición de víctima a las mujeres que todavía no hayan interpuesto denuncia penal, para que puedan acceder a los recursos de protección y atención integral.
  • Prevención precoz sanitaria. Se desarrollarán protocolos de detección de víctimas de violencia machista en urgencias y atención primaria. Se pondrá en marcha una clave de seguimiento en las historias clínicas para identificar los casos.
  • Protección de los huérfanos y de hijos de las víctimas. Las personas que ostenten la patria potestad de huérfanos por violencia de género tendrán beneficios fiscales (excepto el maltratador) y prioridad en el acceso a vivienda protegida. Los hijos recibirán atención psicológica y pedagógica. Tendrán acceso prioritario a pensiones de orfandad y a becas.
  • Sin custodia compartida para padres maltratadores. También se suspenderá el régimen de visitas y estará prohibido que los hijos menores acudan a la cárcel a ver a sus progenitores.
  • Se suprimen atenuantes en las sentencias por maltrato, como la confesión del crimen o la reparación del daño. Se perfeccionará la tipificación de los delitos en el ámbito digital.
  • Derecho de dispensa, a revisión. El documento acuerda “evitar los espacios de impunidad” que se derivan de la legislación actual, que dispensa a la víctima de la obligación de declarar en un juicio. 
  • Se crean unidades de apoyo. Serán multidisciplinares y ofrecerán atención permanente para acompañar y proteger a las víctimas. Se hará un seguimiento individualizado de cada caso para garantizar la ayuda y evitar riesgos de agresiones.
  • Refuerzo de la seguridad. Se establecerán unidades policiales con formación específica en violencia de género que presten atención las 24 horas del día todos los días de la semana y se incluirá a los hijos e hijas en las valoraciones de riesgo.
  • Prevención en la escuela. Los centros educativos de todos los ciclos impulsarán medidas educativas contra el machismo y un protocolo para la detección precoz de la violencia. En los libros de Historia se incluirá el Movimiento Feminista.
  • Vigilancia de los medios. Se impulsará, de acuerdo con los medios y profesionales audiovisuales, una imagen de la mujer libre de estereotipos y se desarrollará un Código de Publicidad no sexista. El Observatorio de la Imagen de las Mujeres denunciará contenidos denigrantes y discriminatorios en los medios de comunicación.
Protestas en 200 ayuntamientos para exigir más fondos contra la violencia machista



El TSJA considera que la violencia de género es un delito contra la seguridad pública

Engage Businesses to Advance Your Child Abuse & Neglect Prevention Efforts

Welcome to Child Abuse & Neglect Business Sector | Child Abuse & Neglect Business Sector
Centers for Disease Control and Prevention. Your online source for credible health information.

Engage Businesses to Advance Your Child Abuse & Neglect Prevention Efforts

Making the Case: Engaging Businesses

Making the Case: Engaging Businesses is a new CDC resource that explains how you and your community can work with the business sector to assure safe, stable, nurturing relationships and environments for all children and families.
Topics include:
  • How to talk about child abuse and neglect
  • Ways businesses can help prevent this problem
  • Benefits to partnering with businesses
  • Skills for developing business partnerships
  • Roles businesses play in public health
Get steps to build relationships with your business community. You can create and sustain strategic partnerships to stop child abuse and neglect before they start and ensure a healthy and productive workforce.
Learn More from CDC

WAPE UP ► Americans Desperately Need Relief from Obamacare

Obamacare is a burden on working families and job creators all across this Nation. If we don’t replace it, the calamity will only get worse. Americans desperately need relief. Congress needs to step up and do their job, by repealing and replacing Obamacare. The legislation working its way through Congress right now provides the choice and control people want, the affordability they need, and the quality they deserve in healthcare.
-------------
USS Gerald R. Ford: A 100,000-ton Message to the World
On Saturday, President Trump participated in the commissioning of the USS Gerald R. Ford aircraft carrier in Norfolk, Virginia. The USS Ford is the world's most advanced aircraft carrier and is a great asset to the US Navy, further cementing our position as the most powerful Navy in the world.
Watch the Video
President Trump's Historic Actions to Put America First
On Sunday, Vice President Pence detailed the bold actions President Trump has taken in his first six months to restore prosperity, keep Americans safe and secure, and hold government accountable.
Read More
President Trump Welcomes USS Arizona Survivors to the White House 
On Friday, President Trump met with several living survivors of the USS Arizona Pearl Harbor attack and their families in the Oval Office. Some of these survivors came to visit Washington D.C. for the first time to pay tribute and respect to those honored at the Arlington National Cemetery, and the World War II, Korean, and Vietnam Memorials.
Watch the Video

PHOTO OF THE DAY


President Donald J. Trump at the commissioning ceremony of the USS Gerald R. Ford | July 22, 2017 (Official White House Photo by D. Myles Cullen)

POTUS AND VP TODAY

Today, President Trump and Vice President Pence welcome victims of Obamacare to the White House for a listening session. Later, the President will travel to West Virginia to attend the 2017 National Scout Jamboree.

COMING UP THIS WEEK

This week is American Heroes Week, dedicated to those who put their own lives on the line to protect American lives every day. On Tuesday, the President will deliver a very special Salute to American Heroes in Struthers, Ohio. On Wednesday, President Trump will take part in an American Legion event at the White House. On Thursday, President Trump will welcome the brave first responders from Alexandria, Virginia to the White House. On Friday, the President will travel to New York to meet with NYPD members in Long Island. 

How not to agree to clean public toilets when you accept any online terms and conditions | MercatorNet | July 24, 2017 | MercatorNet |

How not to agree to clean public toilets when you accept any online terms and conditions

| MercatorNet  | July 24, 2017 | MercatorNet  |



How not to agree to clean public toilets when you accept any online terms and conditions






How not to agree to clean public toilets when you accept any online terms and conditions

We readily agree despite having little idea about what we are agreeing to
David Tuffley | Jul 24 2017 | comment 1 



How often do you see this when you’re online, whether downloading a new app or software or signing up for some new service?
Click Agree to accept our Terms and Conditions.
You click on it, but then discover you’ve just agreed to give up your future first-born child or clean public toilets for 1,000 hours.
This is what happened recently to more than 20,000 people in the UK when they accepted the terms and conditions for free Wi-Fi that included a commitment to clean public toilets, hug stray dogs, and paint snails’ shells to brighten up their existence.
Thankfully the Wi-Fi provider, Purple, says it is not going to enforce its “Community Service Clause”.
But it makes a good point. Purple says it added the spoof clause to its terms and conditions for a two-week period to see if anyone would notice. It said in a statement:
The real reason behind our experiment is to highlight the lack of consumer awareness when signing up to use free Wi-Fi.
All users were given the chance to flag up the questionable clause in return for a prize, but remarkably only one individual, which is 0.000045% of all Wi-Fi users throughout the whole two weeks, managed to spot it.
Read on, if you dare
We want free online service and free software, and we want it now. So we readily agree to the terms and conditions despite having little idea what we are agreeing to, and the service provider is in no hurry to tell us.
That’s a concern for everyone who readily accepts free Wi-Fi conections in places such as shopping centres, cafes, restaurants, hotels, bars, or any other public Wi-Fi hotspots. The Australian Communications and Media Authority said that as of June 30, 2015, an average of 4.23 million people in Australia had used a public Wi-Fi hotspot, either free or paid.
The same concerns apply when it comes to downloading free software and apps which can sometimes come bundled with other software or extensions, often referred to as Potentially Unwanted Programs. If people don’t read the terms and conditions then they won’t know what else they are agreeing to install.
We have been warned about these problems for years and yet the recent Purple example shows that people still haven’t learned.
Earlier this year the consumer group Choice raised the issue of licence agreements, terms-of-use agreements, and terms and conditions that people never read.
It gave the example Amazon’s Kindle Voyage e-reader, which it said had a minimum of eight documents that needed to be read and agreed to when buying the device, as well as documents to be read to use any subscription service.
The total word count is more than 73,000, which Choice said would take about nine hours to read. It even tasked someone to read the lot, but here’s the abridged version.
A shorter version… thankfully.
Properly informed consent
While the great majority of tech companies operate lawfully, if not ethically, the process of getting actual informed consent remains problematic. At present, just clicking Agree will do, regardless of what lies buried deep in the many words of those terms and conditions.
One survey in Britain found that only 7% of people read the terms and conditions carefully when signing up for an online service or product.
These documents are typically written in legalese, meaning that only a trained lawyer would be able to understand them properly. Yet the simple act of clicking on a check-box constitutes informed consent in the legal sense.
That same survey found that one in five people said they had suffered as a result of agreeing to terms and conditions without having read them carefully. One in ten had been locked into a contract for longer than expected because they didn’t read the small print.
Choice says “lengthy and overly complex contracts” should be considered unfair and has called for reform of the Australian Consumer Law (ACL) to protect people from such agreements.
A readable solution
With billions of dollars at stake, IT companies need to make it clearer just what the consequences of using that product or service will be, including any potential dangers.
If users can give genuinely informed consent, it’s a win-win situation.
For example, if we know we’re agreeing that an online product can use some of our personal information – and we know what that information is – we could receive targeted advertising that might be useful to us, and even be a good fit for our lifestyle.
So how can we do to make sure people are properly informed in plain language about the consequences of using a product or service?
One solution that already works well is the way Creative Commons includes a human readable summary of its licensing conditions. It breaks it down to the basics then highlights anything out of the ordinary.
The ConversationIt’s not difficult to do this, and if you have nothing to hide, the user is unlikely to be scared off by it.
David Tuffley, Senior Lecturer in Applied Ethics and Socio-Technical Studies, Griffith University. This article was originally published on The Conversation. Read the original article.


MercatorNet

July 24, 2017

Mercedes-Benz launched a advertising campaign earlier this year to promote its brand with Gen X and Gen Y. The cars are almost invisible in a clutch of beautifully produced videos about "growing up". Of course, the ultimate test of a being grown-up is always going to be owning a Mercedes-Benz, but the campaign aspires to be more subtle that that. It is about having a family as well as a Mercedes-Benz. Check out the videos in the article below -- they aren't cheerful or positive, but they place family squarely on the Gen X/Y agenda. 



Michael Cook
Editor
MERCATORNET













‘Travel agents of death’
By Vincenzina Santoro
Italy is being swamped by African migrants sent on their way by criminal gangs
Read the full article
 
Migration drives growth in the UK
By Shannon Roberts
The latest figures.
Read the full article
 
Mercedes-Benz gets all gooey about families. Sort of.
By Michael Cook
Its new advertising campaign shows what family failure looks like. And it's not pretty
Read the full article
 
How not to agree to clean public toilets when you accept any online terms and conditions
By David Tuffley
We readily agree despite having little idea about what we are agreeing to
Read the full article
 
How many safeguards do you need to make assisted suicide safe?
By Paul Russell
After reading the report to the government of Victoria, you realise that there can be no safe suicide
Read the full article
 
Jane Austen’s marriage challenge
By Carolyn Moynihan
We need to make the institution she celebrated great again.
Read the full article
 
In Japan sex isn’t so appealing
By Marcus Roberts
Which perhaps explains the baby shortage.
Read the full article
 
The Sufis: Islam’s anti-terrorists
By Robert Carle
Divine love is the antidote to jihadi violence.
Read the full article
 
The biggest issue of our time
By Marcus Roberts
Why aren't more people talking about demographic collapse in Europe?
Read the full article


MERCATORNET | New Media Foundation 
Suite 12A, Level 2, 5 George Street, North Strathfied NSW 2137, Australia 

Designed by elleston